→Programa Público←

  • << May 2018 >>
    LMMJVSD
    30 1 2 3 4 5 6
    7 8 9 10 11 12 13
    14 15 16 17 18 19 20
    21 22 23 24 25 26 27
    28 29 30 31 1 2 3
  • PROXIMOS EVENTOS

    • No hay eventos
  • HomePageResidency

    Rosanna del Solar: Un futuro colectivo, 2018

    Dos de las manifestaciones más importantes de la cultura soviética de la imagen fueron el libro para niños y el póster. Ambos consiguieron desvanecer las fronteras entre el arte y la propaganda de una manera cautivadora, a través de la alianza entre la estética experimental y la ideología socialista radical que se extendió desde las Revoluciones de 1917 hasta inicios de la década de 1950. Dando de esta manera, forma a una civilización distintivamente soviética donde la aparición de un nuevo tipo de arte gráfico toma protagonismo para educar a favor de un futuro colectivo. Fue así, que apenas unos meses después de la Revolución de Octubre, se hicieron los primeros intentos de poner la literatura rusa infantil al servicio de la ideología comunista.

    Los años treinta se caracterizaron no sólo por una ofensiva ideológica dentro de la nueva literatura infantil que para este momento comenzaba a rendir frutos, sino también por fuertes represiones políticas y económicas. La distancia tomada de libros para niños con cuentos de hadas no fue un accidente. Esta llamada a revolucionar la ilustración infantil fue parte de la lucha política más grande del socialismo. En lugar de hadas y cocodrilos antropomorfos, la literatura para niños se centró en las preocupaciones prácticas, la agricultura, la industria, la solidaridad y la construcción de una gran Unión Soviética en todo el mundo.

    En Cómo Senka Ezhik hizo un cuchillo (1928)se nos muestra la industrialización de las sociedades soviéticas. La historia, escrita en verso, inicia con la descripción de una ciudad industrial y como sus pobladores despiertan tempranos por la mañana y alegremente, al sonido del silbato, se dirigen a trabajar en las fábricas.

    На гудок
    идет народ,
    смех и песни у ворот.
    Вот ребята –
    фабзайчата
    через поле,через сад
    идут в ногу всю дорогу,
    словно в праздник
    на парад.

    Al silbato
    la gente va
    risas y canciones a la entrada.
    Aqui están todos-
    a través del campo, a traves de los jardines
    mantiene el paso todo el camino,
    como en un día festivo
    en el desfile.

    La narración continúa contándonos la historia de Senka Ezhik. Senka es un niño que al romper el último cuchillo que su familia tiene en casa, decide dirigirse a la fábrica de la ciudad para corregir el daño causado haciendo uno nuevo. Así nos enseña, por un lado sobre responsabilidad como un valor necesario y por otro la ética del trabajo en una sociedad emergente permitiendo a su vez, que los niños se sumerjan en el mundo industrial de su futuro.

    – Вот так штука!
    Зх, тьі, Ежик,
    поломал последний ножик.
    Если б бьіл отец твой жив, у нас бьіли бьі ножи.
    А с тебя вот, что возьмешь?
    Зх, тьі, горе!
    Зх, Тьі, Еж!

    – Este es el dilema!
    Ezhik,
    rompió el último cuchillo.
    Si su padre estuviese vivo, tendrían más cuchillo.
    Y ahora? Qué hará?
    Qué tristeza!
    Oh, oh, Ezhik!

    El llamado al realismo literario que elogia al hombre y su capacidad para recrear un mundo nuevo con la ayuda de la razón fue el punto de partida en la creación de la agenda literaria del Partido Comunista, donde la idea de que la ideologías soviética eras más rápidas de aprender mediante el “lenguaje de las imágenes”.

    *imágenes tomadas de Cotsen Collection at Princeton´s Firestone Library

  • Newslettler